Una feminista se confunde y acaba besando a su agresor

Ocurrió en la localidad gaditana de Chiclana de la Frontera. La joven feminista, paseaba apacible por lo alrededores de las obras del tranvía cuando, sin comerlo ni beberlo, uno de los obreros le gritó “¡¡quién pudiera tocar ese culito prieto!!”.

Foto de Aturianu | Imagen del lugar en Chiclana donde las molestas brujas hacen cada año su akelarre
Foto de Aturianu | Imagen del lugar en Chiclana donde las molestas brujas hacen cada año su akelarre

La chica, espantada, vio sin embargo en el hecho una gran oportunidad para poner en práctica todos los consejos que había recibido en las últimas semanas en sus clases de autodefensa feminista (Wen-Do) queer de Palo alto.

Se paró, entonces, ante el susodicho obrero y mostró una mirada perdida hacia el horizonte ya que las lecciones transfeministas y los pasos para su defensa no los tenía bien memorizados.

Tras unos minutos de espera y la cara de susto del hombre que había iniciado la acción de acoso callejero, finalmente la feminista no pudo recordar los claros tres pasos que hay que ejecutar cada vez que alguien te sorprenda con violencia en la calle basados en “decir en alto al sujeto qué ha causado tu incomodidad”, “explicar por qué se su acción es violenta”, “comentar en alto qué espera que haga el sujeto a partir de ese momento”.

Tal fue la confusión causada en la joven, que ante el lío acabó abalanzándose contra el obrero en cuestión para proceder a un acto sexual consentido que comenzó con un apasionado morreo en los labios.

Tras la acción, la alegre muchacha fue preguntada por los innumerables colectivos feministas de la ciudad: concretamente dos. Finalmente, y con la mano izquierda en forma de puño, salió del Consistorio chiclanera asegurando que estaba convencida de que su acción había sido enteramente feminista ya que había conseguido un orgasmo y que “ya sabemos cómo el machismo adiestra a los cuerpos de las mujeres para no tenerlos”. “En mi orgasmo está mi revolución”, concluyó.

Tras su explicación, todas las feministas le aplaudieron, se acercaron a darle besos y palmaditas en la espalda. Algunas, más formales, le dieron la mano.

Por su parte, el obrero ha afirmado haber aprendido la lección y se ha comprometido a no lanzar ni frases ni miradas lascivas a ninguna joven más [al menos de la localidad].

La anécdota ha servido, al menos, para que las mujeres que –por miedo- se abstenían a pasar por las obras del tranvía, lo hayan roto para descubrir los apacibles y fascinantes alrededores de su pueblo, en aquellas zonas llenas de vegetación que se encuentran entre el McDonalds y el Burguer King.

12458670_xxl
Ya que estamos vamos a hacer un tour por Chiclana. Oi oi… qué bonito.. | Foto de José Reyes

Sin más… ¡Feliz rutina!

*Todas la noticias de Feminismo Today son inventadas. Exactamente igual que las del resto de Medios de Comunicación.

Anuncios

¡Queremos escucharte!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s