Tras disertaciones filosóficas, mierda

¡El verano ya llegó! ¿Cuántas cosas mueven los veranos?

Hoy queremos hacer referencia a un fenómeno que se da en los veranos especialmente. No es que no se de en otros momentos del año, que también. Lo que ocurre es que en esta época se aumenta de forma exponencial.

Hace calor, los cuerpos aparecen, la ropa desaparece, pasamos más tiempo en espacios al aire libre, mantenemos más conversaciones, y más relaciones sexuales. Dejamos que nos inunde el calor y que los cuerpos hablen.

Y aquí es cuando aparece el fenómeno. Las disertaciones filosóficas tras las relaciones sexuales. Y es que hemos podido comprobar tras años de intercambio de opiniones entre grupos de mujeres, que detrás de una disertación “filosófica” de una relación esporádica basada en el sexo, lo que se esconde es… mierda.

Este fenómeno se ha comprobado en las relaciones entre mujeres-hombres, no entre las mujeres-mujeres, hombres-hombres, u otro tipo de relaciones. Es un fenómeno que proviene de la heterosexualidad, y sospechamos que se puede replicar en otro tipo de relaciones. Si alguien tiene experiencias en esta línea, nos la puede compartir.

¿Qué queremos decir con que “tras una disertación filosófica, mierda”?

Anuncios