Día de prueba: #NosotrasParamos

Las redes sociales están repletas de comunicados y convocatorias para el paro del día 8 de marzo. La tierra tiembla si nosotras paramos un día, pero ¿qué implica parar? parece muy fácil ¿lo es?

con-tilde

Si aproximadamente el cincuenta por ciento de la población deja de hacer sus actividades fuera y dentro de los hogares, pueden verse muchas cosas.

Aunque claro, estas convocatorias tienen sus dificultades. Aun en las mejores condiciones posibles, el parar es complicado. Tenemos demasiado interiorizados muchos “tengo que”, “debo de”. Hay muchas cargas que las hemos aceptado porque se supone que “tenemos que hacerlo”. Hay responsabilidades que hemos decidido acoger, aunque sea a costa de nosotras mismas (vidas y vivencias diversas), por un tiempo o para siempre, porque nos sirven para algo (consciente o inconsciente este “servir”). Sea cual fuere la situación, pensamos que parar es complicado.

De manera que, siendo conscientes de las dificultades que el parar puede comportar, hemos decidido hacer una prueba, un ensayo previo al día 8 de marzo.

Las condiciones del ensayo son las siguientes: hogar de dos personas, una trabaja fuera del hogar (sujeto 6) y otra dentro (sujeto 2, realiza el paro). Necesidades vitales cubiertas: alimentos, alojamiento, seguridad, sanidad, educación. Edad de los cohabitantes entre los 30-36 años, nacidos y residentes en la comunidad económica europea, piel blanca.

Experiencia del sujeto 2, en paro…

Es lunes, después del fin de semana (dedicado supuestamente al descanso), es “sospechoso” decidir parar. Me levanto más tarde de lo habitual, desde el exterior se percibe como extraño. He trastocado toda una rutina con este simple gesto.

El sujeto 6 sigue su ritmo de lunes, desayuna y sale para el trabajo. En algún momento, sujeto 6 pregunta a sujeto 2, ¿qué vas a hacer hoy?  Sujeto 2 responde: nada.  ¡¡¿Nada?!! Si, voy a probar a no hacer nada. ¿Entonces hoy no vamos a comprar comida? (Nuestro frigo está vacío). No. OK. Sujeto 6 a sujeto 2: disfruta el día. Sujeto 2 a sujeto 6: disfruta el día.

Estos primeros pasos parecen fáciles y con buen resultado. Así es. Lo que no se describe en esa escena son todas las emociones que se estaban moviendo ahí.

Sólo puedo describir algunas de las propias (a las que puedo poner palabras), como sujeto que realiza las acciones y desde el cual observo. Sentí miedo a que se me reprochara mi decisión. Hay varias cosas pendientes y si hoy no hago nada, se paran un par de trámites, la compra de alimentos, la limpieza del hogar, el trabajo “oficial”. Nada imprescindible, aun así un sentimiento de culpabilidad inunda mi persona. La otra persona, aun desde la aceptación, trasmite cierta extrañeza.

Termino de desayunar y me voy al baño. Veo toda la suciedad, veo telarañas que nunca había visto. En la cocina detecto un olor extraño, veo chorreones que caen por el frigorífico, una pila de cacharros limpios para colocar. Veo las persianas de las habitaciones sin subir, la cama desecha. También veo muchas motas por el suelo.

Pienso, ¿qué me apetece hacer?  Y se me pasan por la cabeza varias cosas que implican abrir ordenador y mirar móvil. Y estas son dos de las acciones que he decidido no hacer. Así que me pongo a leer en el sofá.

Empiezan a aparecer en mi cabeza todas las cosas que tengo pendientes. También aparecen personas, acciones, familia, amiges, situaciones.

Tras leer un rato decido tomar una ducha y depilarme. Sigo viendo en todo el baño sucio, ahora más. Paro en mi mente la idea de limpiarlo, con dificultad.

Durante este proceso me pregunto, ¿qué me gusta hacer? ¿Qué cosas hago porque me gustan y me llenan? No trato de responderme, dejo la pregunta ahí.

Me pongo a escribir, me pongo una copa de vino. Son las 14h. Esta mañana, preveiendo mi paro, saqué unas lentejas que tenía congeladas para comer.

Estoy premenstrual, no tengo ganas de salir de casa. El sol entra por la ventana. Me siento muy afortunada de poder parar, privilegiada. Y también de poder contar, que aun siendo muy afortunada, cuesta parar muchos pensamientos y muchas malas palabras dirigidas hacia una misma una vez que se para.

Como pensábamos, el parar cuesta, por muchas razones y emociones, no es tan fácil. De ahí que la decisión de parar juntas sea una decisión muy valiente. Es un paso que nos moviliza interior y exteriormente tanto a nivel individual como colectivo. Paremos pues, y sigamos moviendo cosas que nos molestan.

#NosotrasParamos   

L´Antonia

Anuncios

Congreso Pueblos Indígenas (CIPIAL 2016) reseñado un 12 Octubre de ¿”Hispanidad”?

Durante los días 20-24 de Septiembre tuvo lugar en Santa Rosa de Toay (La Pampa, Argentina) el II Congreso Internacional de Pueblos Indígenas de América Latina (CIPIAL 2016 https://congresopueblosindigenas.net). Tuve el privilegio de poder asistir y de compartir inquietudes y conflictos con las personas que coincidí.

Llegué allí para hacer una presentación de mi trabajo de tesis. Muchos miedos pasaron por mi cuerpo durante los meses-días previos. Estos miedos estaban relacionados con las barreras, estereotipos, autoestima y el famoso empowerment. El conocer todo lo que se teoriza desde los feminismos descoloniales me ha llevado a muchas revisiones personales. En el encuentro Radical-ment feministes en Barcelona confirmamos lo conflictivo de revisarse, de reivindicarse, de situarse y posicionarse. En varias ocasiones, cuando se han reivindicado las voces desde personas y lugares excluidos, me he quedado con la imagen (dicotómica) de las blancas/las otras-nosotras –> nos verbalizamos y cogemos nuestro lugar. En esta dicotomía he vuelto a ver rechazos y dificultades para abrir canales de diálogo. Aun así, estamos en el camino. Aun así, yo fui con miedo a Argentina, pensando que “yo no era indígena”, que yo era occidental (de España), rubia, blanca y heterosexual (mi compañero estaba allí). Mi simple presencia ya podía ser considerada como colonizadora. El trabajo que realicé sobre identidades en mujeres indígenas y mi formación en antropología me conectaban directamente con la imagen de “la antropóloga blanca expoliadora de conocimiento que viene a observarnos como objetos”. Y todo esto me venía a la mente porque yo me miro con visión crítica, cuestiono mis privilegios, intento tener mirada crítica. Esto me ha llevado a conocer las teorizaciones, discursos y conflictos planteados desde la academia y desde las cotidianidades a partir de perspectivas teóricas como las descoloniales.

Todo esto provocó un malestar en mi persona, el Síndrome de la Impostora estaba presente. Este me hacía justificarme todo el rato, justificaciones más allá del campo de la investigación. Me sentía que había de pedir perdón, y me iba haciendo chiquita.

Asistí a varias ponencias en la mesa de género y ver grandes aportaciones y proyectos como los de Soledad Ramírez de Oaxaca (México) sobre el parto humanizado (Ve´e médica humana). Análisis sobre Salud Reproductiva de Andrea Alvarez y Hector J. Sánchez, o sobre la documentación de las defunciones por muerte materna en la región de los Altos de Chiapas, por parte de Graciela Freyermuth. El aborto como práctica de descolonización antiheterowingkapatriarcal, presentado por Doris Quiñimil, o las mujeres tejedoras del oeste pampeano que desarrolló Melina Carballo. Conseguí relajarme y ver las conexiones entre personas. Disfruté del gran trabajo que muchas hacen para que todas las que habitamos el mundo podamos tener una vida que elijamos y que permita nuestro desarrollo.

Muchos trabajos analizaban desde diferentes ámbitos las consecuencias de la colonización y de la invasión de las vidas de personas que vivían en los territorios de América Latina. Y cómo esa invasión y expolio se repite de diferentes formas en nuestros días, pues como escribe Liliana Suárez, “el colonialismo no es un periodo histórico superado, un fósil inerme. Es una semilla que aún da sus frutos, reproduciendo una característica administración del pensamiento y sustentando un sistema de extracción de la mayoría de la población del planeta”. Y uno de esos frutos ha sido la división de las personas entre nosotrxs y lxs otrxs. Y fruto de percepciones, de ideas y vivencias que se crearon es esos días fue también el “contra congreso” que se organizó paralelamente al CIPIAL y del cual nos enteramos por la prensa. Aquí parece que había otros malestares. De nuevo hubo personas que sintieron que se les excluía y se les robaba el conocimiento.

En los trabajos que pude conocer en CIPIAL se abordaban nuevas formas de hacer investigación, de intercambiar conocimientos, de revertir las investigaciones en las personas, de generar cambios que favorezcan a las comunidades, a lo colectivo. También se habló de la necesidad de revisión interna por parte de las comunidades, de la inclusión-reconocimiento de las demandas de las mujeres, de las intersecciones e imbricaciones identitarias, de las luchas y resistencias y de las colaboraciones. Por todo esto, una parte de mí no entendía por qué hubo ese malestar que causó la creación del “contra congreso”, si todo giraba alrededor de cuestionar y poner en valor. Por otra parte, podía entender el malestar, por cosas como el pago del congreso, las formas de la academia, etc., podían ser excluyentes. Como vemos en el periódico, a este “contra congreso” se le dejó un pequeño espacio en la prensa.
cipial_2016_congrs

No sé si hubo diálogo, no sé si hubo razones y emociones que se pusieran en común. Sólo sé que a hubo una persona (yo) que se sintió mal por ser blanca, y parece que hubo otras personas (en el “contra congreso”) que se sintieron mal por ser indígenas. Las identidades y las barras de la dicotomía  (como dice Mar Gallego, http://ow.ly/jFrK30570xz) crean dificultades.

En un día como hoy, 12 de Octubre, en el que en España se celebra algo llamado “Hispanidad”, en el que se sacan las tropas a la calle para que las veamos pasearse con un carnero, muchas personas nos preguntamos ¿qué sentido tiene esta celebración? Lo que pasó hace más de 500 años tiene consecuencias en las vidas de las personas. Desde el Congreso de Pueblos Indígenas de América Latina se dejó claro que se sigue construyendo a personas como “otrXs”, y fiestas como esta abren heridas y las dejan frescas de nuevo en lugar de ayudar a cicatrizarlas y evitar que se vuelvan a producir.

AVR

Finalizó nuestro curso: Investigación Social Con Perspectiva de Género

Una imagen vale más que mil palabras, aquí estamos todas, sonrientes!!!

1275841_599246840137875_1890026542_o

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Curso Básico de Investigación Social desde la perspectiva de género

CERRADASINSCRIPCIONES

Vídeopromocional
Da click para ver el vídeo

Se encuentran cerradas las inscripciones, no obstante, si deseas puedes inscribirte y te incluiremos en la lista de espera en caso de que alguna persona deje su plaza.

Con esta formación, Equiláteras arranca la nueva temporada 2013-2014 con su primera sesión formativa que pretende enseñar cómo realizar una investigación social y hacerlo, además, desde una perspectiva de género.

Se abordarán todos los pasos imprescindibles y herramientas con las que se debe contar para realizar una investigación social.

La formación será impartida por Liza García Reyes, especializada en esta área y con gran experiencia investigativa en este campo habiendo realizado trabajos para ONU MUJERES, Fondo de Población de Naciones Unidas para el Desarrollo (UNFPA) y Colombia Diversa, entre otras.

Una de las últimas investigaciones publicadas que ha realizado, Experiencias exitosas de mujeres que rompen el ciclo de violencia basada en género en las relaciones de pareja. (ONU MUJERES) La puedes descargar de nuestra sección documentos pincha el enlace.

Desde Equiláteras intentamos formar de manera gratuita a todas las personas que quieran, considerando que la investigación es clave para que cada cual analice el mundo desde sus ojos y pueda alumbrar nuevos puntos de vista con los que crear realidades distintas que desafíen el binomio del sistema heteropatriarcal.

Tendrá una duración de 6 horas presenciales y 4 online. El curso es totalmente gratuito, gracias al patrocinio de Aulafacil.com. ésta será la primera de las acciones que realizaremos con esta plataforma de formación online gratuita.

Se entregará certificación por asistencia.

Fecha: 2, 3 y 8 de Octubre                                                                                            Hora: 18 a 20 Horas                                                                                                        Lugar: Cánovas del Castillo 41. Casa de la Juventud – Cádiz

Puedes inscribirte en el siguiente formulario de contacto o si lo prefieres enviar un mail con tus datos personales a accionesformativas.equilateras@gmail.com

Si no puedes asistir y quieres aprender un poco de cómo hacer investigación social en general, te invitamos a que visites el siguiente enlace.

Curso de Investigación Social