Abuso sexual. Silencios que hablan

Soy una mujer feliz, formada e informada, tengo mi propio negocio y vivo en un lugar hermoso junto a un hombre lleno de luz, con el que crezco día a día, y he sufrido un abuso sexual.

seccion-denuncia-2

Pongo de relieve mi situación personal porque parece que estas cosas solo les ocurren a mujeres que no pueden defenderse o que se dejan manipular, esto es lo que entra dentro del silencio y los prejuicios del abuso.

Pues no, siendo una mujer joven, valiente y con las cosas claras, abusaron de mí, y de una forma perversa, cuando confié mi seguridad en ese hombre.  El abuso ocurrió mientras yo recibía un masaje, en una clínica a la que llevo acudiendo un año. La única diferencia, en este caso, fue que en vez de atenderme la mujer me atendió el hombre, su pareja.

Lo que ocurrió fue lo siguiente: yo acudí por dolor en la pierna, él me atendió con sumo cuidado, delicadeza y comprensión. Me puso toallas calientes sobre el cuerpo, música relajante, una toallita con olor a lavanda sobre los ojos, y me hablaba con suavidad (esto era lo habitual en la clínica, aunque ella nunca me tapo los ojos). Una vez que me relajé, comencé a llorar desahogando la tensión que llevaba meses acumulando por el trabajo. Él se comportó con ternura, dándome permiso para que me desahogara. Yo había entrado en un estado de más vulnerabilidad, pero me sentí confiada. Me pidió permiso para masajearme la ingle que estaba contracturada, y le concedí con motivo de que me quitara el dolor. Durante un tiempo, estuvo rozando mis genitales indirectamente, y yo lo atribuí a la necesidad de trabajo en la zona, aunque hubo detalles que me inquietaron (su modo de hablar  poco profesional “puede que te pongas como una moto”,  su nerviosismo, me daba besos en la mejilla cerca de la boca…), pero no le quise dar importancia, o no la importancia que tenía.

Así que cuando me llamo a los dos días preocupado por mí, y ofreciéndome un segundo tratamiento acepte. Este día sentí, aún más su entrega para que me sintiera bien, de hecho me sentí tan cómoda que me conecte conmigo y en este caso con mi llanto que seguía saliendo sin control, y me metí en ese estado emocional, confiando en que él cuidaría de mí.  Como tenía una cita con otra paciente, me cambio de sala y me dijo que esperase a que terminase su cita, que después vendría a terminar mi tratamiento. Yo espere, y ahí radico mi mayor error, había una voz que me decía márchate, no esperes, pero me sentía en deuda después de tanta dedicación por su parte, y me esperé. Termino con la anterior cita, y yo que había estado sumida en un estado emocional muy profundo, me sentía desconcertada, y vulnerable muy vulnerable. En ese momento él, comenzó su cortejo (se aseó, se perfumó, alardeaba de ir al gimnasio, y me hablaba con consideración y atención). Unos minutos después empezó a masajearme el abdomen, el pecho, y jugó con los límites hasta que los traspasó, tocándome los genitales y los pechos. Yo quedé en shock cuando tome consciencia de lo ocurrido, pues una de las cosas que más me está costando digerir es mi parálisis ante tal situación, mi incapacidad para no pararlo, para no gritarle, para no pegarle una patada o un puñetazo, en definitiva mi incapacidad para defenderme.  Es más, fui capaz de pararlo, después de unos segundos que me parecieron días, con un hilo de voz diciendo que no me sentía cómoda, ¿Qué no me sentía cómoda?, cuándo lo que quería era gritar, patalear, insultarle… El sacó la mano de mis bragas, y siguió tocándome el abdomen y el pecho, hasta que paró.

XXX

 

Campaña “Un abanico de posibilidades”

 

Desde Equiláteras estamos convencidas del poder que tienen las pequeñas acciones en la construcción de un mundo mejor. No podíamos quedarnos quietas y desde nuestras modestas capacidades hemos querido sumarnos a la iniciativa de nuestrxs compañerxs de la Asociación Pachamama. 

Ya está todo organizado y una de nuestras Equiláteras se va los próximos meses con la Asociación solidaria para el desarrollo PACHAMAMA al campamento de Katsikas (Grecia) para ayudar en los campamentos de refugiadxs, atendiendo así a emergencias médicas y llevando productos de primera necesidad como medicamentos y artículos de higiene personal. Esta campaña es totalmente autogestionada y para ello estamos apoyando varios eventos que a lo largo de este verano se van a ir celebrando en la provincia de Cádiz para recaudar fondos económicos y poder aportar la máxima ayuda posible. 

EVENTO "UN ABANICO DE POSIBILIDADES" 
definitvo WhassapEl primero de estos eventos tendrá lugar en el bar Nautilus (Paseo marítimo, 16, Cádiz) este viernes, 22 de julio, de 17 a 22 horas. Bajo el lema “Un abanico de posibilidades” te invitamos a comprar abanicos y a sacar la parte creativa que todas las personas llevamos dentro decorándolos como más te gusten. Compra y regala a tus amistades, el verano viene caluroso y te lo agradecerán. Cada abanico cuesta 4 € y lo puedes comprar allí o contactarnos para que te guardemos alguno. 

CAMISETAS "#NOBORDERS" 
camisetas
Así mismo, Pachamama ha diseñado estas preciosas camisetas para recaudar fondos para la misma causa. Las hay en varias tallas y colores y solo cuestan 10 euros. 

Estamos felices de apoyar esta iniciativa. En situaciones de emergencia social, sabemos que las mujeres sufren especialmente la vulnerabilidad y aunque nuestro alcance es limitado queremos llevar en persona profilácticos y otros anticonceptivos, compresas y medicamentos que contribuyan al bienestar y salud sexual y reproductiva. 

Para apoyarnos, pásate por el Nautilus o escribe:
asociacionsolidariapachamama@gmail.com

equilateras@gmail.com